noticias
-->

La dentadura de George Washington

George Washington (1732-1799)

fue el primer presidente de los Estados Unidos de América. Era un hombre alto, fuerte, decidido y un caballero bien parecido al que sus dientes le provocaron grandes problemas durante toda su vida.

Según relatan sus biógrafos sufrió dolores atroces, abscesos, pasó muchas noches sin dormir y se le realizaron extracciones muy traumáticas. Algunos aseguran que su carácter, a veces brusco y precipitado, se debió en parte a sus problemas bucales. Cuando fue investido presidente, a los 58 años de edad, sólo conservaba en la boca un diente: el primer premolar inferior izquierdo. Se preocupaba mucho por su imagen y le interesaba que su boca no se hundiera excesivamente y su semblante pareciera natural. Para ser retratado por el prestigioso pintor Gilbert Stuart se hizo rellenar los labios con algodón, y este retrato es el que se puede ver hoy impreso en el billete de 1 dólar.

Fue atendido por varios profesionales, casi todos ellos extranjeros (ingleses y franceses), ya que en los Estado Unidos de América no hubo hasta muy tarde centros de enseñanza para médicos ni para dentistas. Los primeros dentistas eran personas que ejercían su arte sin ingerencias de ninguna clase y la mayoría eran conocidos como charlatanes.

John Greenwood fue el odontólogo más ilustre de los que atendieron a Washington. Recibió el título de fundador de la odontología científica americana y se le considera inmediatamente después del padre de la odontología mundial, el francés Pierre Fouchard. Greenwood confeccionó para Washington unas dentaduras de base de madera que resultaban incomodísimas, apenas si se adaptaban a la boca. Para que permanecieran en su sitio llevaban unos molestos resortes que a veces hacían que la dentadura saliera disparada violentamente en plena comida. Además la madera absorbía olores de los alimentos que al poco tiempo desprendía hedores muy desagradables.

La dentadura de Washington está expuesta en el museo de la odontología de la ciudad del mismo nombre, junto a interesantes elementos que demuestran la evolución que ha tenido la especialidad en doscientos años.

Políticas de Tratamiento de Bases de Datos