Traumatismos dentarios

Los traumatismos o golpes en los dientes son frecuentes en los niños, tanto pequeños como mayores.

Los niños pequeños, a partir de los 6 meses o 1 año, están aprendiendo a andar y se caen con frecuencia, casi siempre sin ninguna repercusión. Pero a veces se golpean en la boca y en los dientes, con diferentes consecuencias en dichos dientes, que son temporales o de leche hasta alrededor de los 7 años.

Hay quien cambia los dientes a definitivos a los 6 o los 8 años. Dado que el problema es normalmente en los dientes de adelante, los padres y los niños saben si el diente es de leche o definitivo, ya que éstos de mayor tamaño.

Las lesiones en los dientes definitivos y en los temporales o de leche son similares, pero un traumatismo en los temporales es menos grave ya que al tiempo van a ser sustituidos por otros dientes nuevos y definitivos.

En dientes de leche, el impacto produce movilidad, fractura o desprendimiento total del diente (avulsión).

En los dientes permanentes, suelen ocurrir fracturas que deben restaurarse mediante tratamientos que van desde resinas estéticas hasta endodoncias (tratamientos endodónticos) y carillas estéticas, evitando el retiro del diente.

 

Cuando ocurre una fractura o el desprendimiento total del diente (avulsión), es recomendable para los padres o paciente, recoger el fragmento desprendido y colocarlo en un recipiente con  leche o en la propia boca del paciente hasta llevarlo lo más pronto posible al odontólogo, ya que puede haber la posibilidad de reimplantarlo.

Políticas de Tratamiento de Bases de Datos